Veréis…

Yo no la quería tener,

no la quería merecer,

no quería ser el centro de su vida.

Yo no quería cambiarla. Nunca la quise ver sin alas, no la quería con Veréis …. Yo no la quería tener, no la quería merecer, no quería ser el centro de su vida. Yo no quería cambiarla.

Nunca la quería ver sin alas,

no la quería con miedo a volar.

No quería que sonriera por mí, si no conmigo.

Queria que me regalara su sonrisa.

No quería feliz por mí, si no feliz y conmigo también.

No quería ser su dueña, quería merecerla.

No la quería sin miedos, si no luchando contra ellos.

La quería, sin más.

Pero claro, el miedo a volar no se pierde a ras del suelo.

El miedo a no merecer limita lo que mereces.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here