Casi un año después de la celebración del XV aniversario de la puesta en marcha del Servicio de Transporte Sanitario Aéreo del SESCAM en Castilla-la Mancha, la región se sitúa de nuevo en la vanguardia internacional en la atención a urgencias y emergencias. ¿El motivo? La renovación completa de su flota aérea. Así, el presidente regional, Emiliano García-Page, acompañado del consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz, han asistido a la presentación de los cuatro nuevos helicópteros que se han incorporado a la plantilla del Servicio de Transporte Sanitario Aéreo del Sescam.

Durante el acto, el consejero de Sanidad ha querido recordar que Castilla-La Mancha fue una “de las primeras comunidades autónomas en 2001 en poner en marcha este servicio” y que a día de hoy, esta región es “la única comunidad autónoma peninsular que hace vuelo nocturno”. Según ha señalado Fernández Sanz, el reto del Gobierno de García Page es “continuar con los servicios al máximo nivel”, por lo que esta renovación de helicópteros supone “una demostración más de la apuesta por la sanidad pública”.

La flota se compone de dos modelos EC-145, que ya están operativos en las bases del transporte sanitario aéreo de la Gerencia de Urgencias, Emergencias y Transporte Sanitario del SESCAM en Cuenca y Ciudad Real y otros dos modelos EC-135 para las bases de Albacete y Toledo. Se trata de las versiones más modernas de los modelos que han venido prestando hasta ahora este servicio, que incorporan los últimos avances tecnológicos, tanto en el sector de la aviación como en los equipos de electromedicina para el tratamiento médico. Con estos nuevos aparatos, el objetivo es ofrecer “una mejor calidad de atención al ciudadano”, ha asegurado Fernández Sanz.  “Se trata de helicópteros del máximo nivel de calidad, con mayor potencia, mayor capacidad de despegue, mayor habitabilidad, mayor confort, mayor estabilidad” ha explicado el consejero.

Desde que se inició este servicio ya van algo más de 22.000 servicios en helicóptero sanitario, cifra que respalda el hecho de ser, según Fernández Sanz “de las comunidades con mayor experiencia”. En relación a las cifras, el consejero ha indicado que al año son alrededor de 1.500 los servicios desarrollados en vuelo sanitario y cada vez más son las atenciones nocturnas. Del total de atenciones, el 80% de ellas son médicas, mientras que el 20% se corresponden con accidentes de diferente nivel. “De todas las atenciones, el 95% se hacen llegando al lugar donde se ha producido el hecho o la necesidad de la atención. Solo el 5% no se puede llegar al lugar”. Unas cifras que les hacen sentir “orgullosos y satisfechos, no solo de los profesionales, sino también de la empresa”.

Por su parte, el CEO de Babcock España, Ángel Rodero, ha puntualizado que los cuatro nuevos helicópteros son “naves punteras a nivel internacional y únicas en España”, ya que incorporan gafas de visión nocturna “que permiten operar de forma eficaz y efectiva en casi cualquier situación”, así como nuevos sistemas de posicionamiento global o un servicio de piloto automático “para situaciones medioambientales extremas, de baja visibilidad”, entre otras prestaciones, que permitirán ofrecer un servicio “de primerísima calidad”.

Entre las novedades que incorporan los nuevos helicópteros se encuentra la del aumento del peso máximo al despegue, al disponer de mayor potencia. Esto permite una mayor capacidad operacional y mejora de la seguridad, al garantizar el vuelo con un solo motor, en caso del fallo del otro, en todas las fases del vuelo: despegue, crucero y aterrizaje. Además, disponen de cabinas digitales, con las últimas tecnologías en presentación de información de datos de vuelo, de navegación y de los distintos sistemas del helicóptero.

Asimismo, incorporan sistemas de estabilización y automatismo del vuelo (pilotos automáticos) que aumentan la estabilidad y reducen la carga de trabajo de los pilotos; disponen de nuevos sistemas de posicionamiento global que permiten el vuelo seguro en condiciones de visibilidad reducida e incluso aproximaciones por instrumentos a determinados hospitales o bases de operación.

Por otra parte, se ha renovado todo el material de electromedicina con los últimos avances médicos, incluyendo resucitadores cardiopulmonares, incubadoras y aquellos equipos necesarios para convertir el helicóptero en una UVI aérea, con la adecuada medicalización. En el caso de los helicópteros EC-145, se aumenta la capacidad para llevar dos pacientes en el compartimento médico.

Finalmente, disponen de climatización, con aire acondicionado y calefacción para que el traslado del paciente se realice en las mejores condiciones ambientales. Los cuatro helicópteros cuentan con rotores de cola carenados, para mejorar la seguridad del embarque o desembarque de pacientes y la protección del personal que trabaja en las proximidades del helicóptero cuando está con los rotores girando.

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here