Este pasado domingo se celebró el ‘Día de la Bici’, un acto de hermanamiento entre las localidades de Cuenca y Llíria, protagonistas de la séptima etapa de La Vuelta 2017 el próximo 25 de agosto. Una jornada que logró unir deporte y música y que congregó a más de un centenar de conquenses que no quisieron perderse este evento. También estuvieron presentes representantes de ambos Consistorios.

Para el alcalde de Cuenca, Ángel Mariscal, este fue un acto muy especial para celebrar el hermanamiento entre dos ciudades unidas por el deporte. Además, Mariscal hizo hincapié en las posibilidades que ofrece Cuenca para disfrutar de la bicicleta, una ciudad donde todos los medios de transporte pueden convivir. Por su parte, el portavoz del Consistorio de Llíria, Ferrán Pina, puso en valor los nexos en común entre las dos localidades, destacando extenso el patrimonio histórico y el amor por el deporte y la bicicleta.

También participó en el evento el Director de La Vuelta, Javier Guillén, quien agradeció la iniciativa de ambos consistorios. En referencia a la etapa que unirá estas dos poblaciones, Guillén destacó que, además de ser la más larga, la séptima etapa será también la que cuente con el patrimonio histórico más rico, lo que convertirá al 25 de agosto en un día histórico y mágico.

La jornada dio comienzo sobre las 11 horas con la salida de una marcha ciclista desde el Parque de Adolfo Suárez. Los deportistas, siempre acompañados por la Policía Local, recorrieron las principales calles de la ciudad hasta desembocar en el Paseo del Huécar, donde, a su llegada, en las inmediaciones del Teatro-Auditorio, fueron recibidos con música y refrescos. Además, tras el duro esfuerzo, se repartieron premios entre todos los participantes en los que colaboraron Coca-Cola, Ecovidrio o CicloGreen, quien sortearon, entre los que recorrieron 5 kilómetros en bici dentro de los retos de ‘Muévete por Cuenca’, un pack de experiencias ‘wonderbox’. El ganador de este galardón fue Mario Cañada Martínez.

Para cerrar esta jornada festiva, a partir de las 12 horas, la premiada Orquesta de Plectro ‘El Micalet’, de Llíria, fue la protagonista de un concierto con algunas muestras del extenso repertorio con el que cuenta la agrupación, tanto obras de compositores del barroco, como del clasicismo o contemporáneas. Tampoco faltaron obras con referencias a la tierra manchega, con ‘La rosa del azafrán’, u obras del folklore valenciano, del compositor y guitarrista Estanislao Marco.

La Orquesta, formada por bandurrines, bandurrias, mandolinas o laudines, entre otros instrumentos, fue fundada en 1956 y cuenta con amplia experiencia y numerosos reconocimientos en toda España. Una de las orquestas de plectro españolas más famosas de todo el mundo y que dejó un muy buen sabor de boca en la capital.

El Ayuntamiento de Cuenca agradeció a todos los participantes su esfuerzo en este acto de hermanamiento con la localidad valenciana de Llíria, de donde partirá, el próximo 25 de agosto la séptima etapa de La Vuelta 2017. La etapa más larga de esta edición que, tras recorrer 205,2 kilómetros, encontrará la meta en Cuenca, Ciudad Patrimonio de la Humanidad.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here