El secretario regional de CCOO, Paco de la Rosa, ha dicho sentir “vergüenza, rabia e impotencia” ante las imágenes y los hechos que la jornada de este 1 de octubre ha dejado en Cataluña y ha pedido tanto al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, como al del catalán, Carles Puigdemont, que den “marcha atrás”, pues el diálogo es la “única solución”.

Y es que el responsable regional de CCOO ha criticado tanto la acción de Rajoy como la de Puigdemont pues considera que “las portadas que se han ofrecido al conjunto del mundo no son las de un país democrático como en el que vivimos”.

A preguntas de los medios, durante la rueda de prensa que ha ofrecido este lunes en Toledo, De la Rosa ha alertado de que “la violencia nunca es el camino para llegar a la conclusión”. “Cuando alguien está en un callejón sin salida solo hay una fórmula para salir de él y es dar marcha atrás en las pretensiones iniciales. Es imprescindible que Rajoy y Puigdemont den marcha atrás para dialogar una salida en la que todos estén cómodos”, ha insistido.

De ahí que haya pedido un “gran pacto de ámbito estatal para hablar de un nuevo proceso constituyente” así como de la reforma la Constitución para dotar de nuevos avances a la Carta Magna, “que necesita avances en materia de autogobierno”, pero en plano de igualdad, “sin que haya una concesión unilateral por parte de nadie”.

En cuanto a la huelga general que para este miércoles, 3 de octubre, han convocado los sindicatos catalanes, tras precisar que estas organizaciones no lo tienen “fácil” pues están sometidas a “presiones”, el líder regional de CCOO ha defendido que este paro busca “hacer un llamamiento al diálogo para denunciar las situaciones vividas este domingo”.

“La sociedad catalana tiene que revelarse de manera legítima frente al estado policial, algo perfectamente denunciable. No creo que esto tenga que ver con una declaración de independentismo con la que CCOO en España ni en Cataluña está de acuerdo”, ha defendido.

“Nos preocupa que todo esto sea una vez más la bandera en la que un dirigente corrupto se envuelve para no hablar de temas más acuciantes para catalanes y españoles. No hemos escuchado ni a Rajoy ni a Puigdemont hablar de los derechos perdidos, del empleo, de servicios sociales, pero tampoco de corrupción, de la suya. Ni de las soluciones a un estado corrupto en el que algunos gobiernos se han estado moviendo en los últimos años”, ha condenado.

Dicho esto, el secretario regional de CCOO ha terminando afirmando que “es triste pensar que, a veces el nacionalismo mal entendido sirve para ocultar una realidad más dura, la que viven miles y miles de ciudadanos catalanes y millones de ciudadanos españoles”.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here