El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, ha asegurado que acude al 39 Congreso del PSOE con la intención de evitar polémicas y debates sobre asuntos secundarios y quedarse “con lo importante” y ha expresado su apoyo a los nuevos órganos de dirección que van a ser elegidos en el cónclave, en el que va a hacer “todo lo posible para que salga muy bien”.

“Me he propuesto que este Congreso sea donde no nos enzarcemos a la primera de cambio ni haya mal rollo. Voy a evitar entrar en ninguna consideración que encuentro secundaria”, ha dicho al llegar al cónclave socialista.

García-Page ha admitido que le queda “apoyar con toda tranquilidad y dignidad” al nuevo secretario general que ha elegido la militancia y que no fue el candidato que él respaldó en las primarias, así como a los equipos que él conforme y que sean elegidos en este Congreso.

“Sin saber quiénes son, porque no tengo la más mínima información, les deseo toda la suerte y les brindo mi colaboración como militante y como presidente de Castilla-La Mancha”, ha añadido.

García-Page ha dicho también que cuando concluya el 39 Congreso federal hará una reflexión sobre su futuro al frente del partido en su región. Ha explicado que tiene una “doble lealtad”, con los ciudadanos de su comunidad y con su partido, y que quiere hacerlas compatibles. “Y si en algún momento entiendo que son incompatibles tendré que establecer alguna condición”, ha agregado.

El dirigente autonómico ha asegurado que ya había dejado claro que lo que ocurre en Madrid “vincula y condiciona” los procesos congresuales en el resto del país y que es algo “de sentido común”. “Me va a llevar a hacer mi propio proceso de reflexión cuando acabe este Congreso”, ha añadido.

Ante el comentario de un periodista de que estas palabras sonaban a despedida, Emiliano García-Page ha respondido que no. “Tengo ganas de seguir viéndoles”, ha bromeado.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here