Ganemos Albacete ha denunciado esta mañana la ausencia de criterio y de rumbo en la política de subvenciones del PP en el Ayuntamiento, ya que lejos de realizar la evaluación que exige el Plan Estratégico de Subvenciones, se limita a mantener año tras año las cuantías, y en algunos casos a aumentarlas, sin previamente valorar el cumplimiento de los objetivos ni la justificación de los mismos.

Así lo ha expresado esta mañana la portavoz de Ganemos Albacete, Victoria Delicado, quien ha recordado que –tal y como establece la Ley de Subvenciones de 2003- las administraciones deben elaborar anualmente el Plan Estratégico de Subvenciones, un documento político en el que se definan las  prioridades y se evalúe si se cumplen objetivos que se persiguen.

Sin embargo, este año, el Plan Estratégico de Subvenciones se aprobó por la Junta de Gobierno Local hace un par de meses pero no recoge ni objetivos ni la justificación de que esos fondos tengan que seguir transfiriéndose a un determinado colectivo o asociación, por lo que entendemos que el equipo de gobierno del PP se ha limitado a cubrir un trámite.

Para poder tener una idea de la importancia del Plan Estratégico de Subvenciones, la portavoz de Ganemos ha señalado que el capítulo 48 del Presupuesto, “Subvenciones a familias e instituciones sin fines de lucro”  asciende a 3.811.527€. De esta cantidad, 1.006.000€ son subvenciones que se distribuyen en concurrencia competitiva; 1.630.000€ se destinan a financiar convenios y 965.000€ son ayudas directas o subvenciones nominales.

La primera valoración que tenemos que  hacer es que sólo  menos de un tercio se distribuye en régimen de concurrencia (que es lo que marca la ley), lo que significa que lo que debería ser excepcional (la subvención directa y el convenio) se ha convertido en lo habitual, lo cual ha generado advertencias desde Intervención.

Ganemos Albacete no cuestiona que por razones de singularidad o proyección social haya que suscribir convenios o conceder subvenciones a determinadas organizaciones o colectivos, pero no comparte que la concurrencia competitiva afecte sólo a un parte de la cuantía global. “Creemos por el contrario que hay que invertir la tendencia lo que supone acabar con la actual inercia y el no querer quedar mal con nadie porque eso genera clientelismo y resta eficacia al gasto público que se destina a determinadas acciones o programas”.

Por otra parte, el dinero transferido a asociaciones, colectivos o entidades no siempre cubre objetivos de dinamización social, mejora de la calidad de vida de la población o impulso a la participación ciudadana. En muchos casos, “las subvenciones sólo sirven para garantizar su propia supervivencia y asegurar las nóminas de quienes trabajan en ellas; y en otros, el destino de la subvención es cubrir un servicio que podría contratarse, dando así cabida a las ofertas que pudieran presentar empresas o profesionales.

Para Ganemos es imprescindible  evaluar el cumplimiento de los objetivos de cada convenio y revisar la justificación de las ayudas, pero no sólo comprobando facturas y tickets, sino entrando en los resultados y frutos de las acciones o iniciativas realizadas, para en función de dicha evaluación, decidir  si se prórroga, si se mantiene o no la cuantía y si persiste la singularidad.

También ha mostrado la portavoz de Ganemos el desacuerdo con la forma de proceder en el caso de las convocatorias de subvenciones que han salido a concurrencia competitiva, ya que los concejales ha quedado excluidos de los órganos de valoración de los mismos.  Tras varias demoras “al final  se ha buscado una solución salomónica: se hará una valoración técnica (comisión sin políticos ni concejales de gobierno) y se pasará a una comisión en la que están representados los grupos políticos para poder efectuar la labor de control, dar fe de la equidad y cumplimiento de bases antes de su dictamen y aprobación.

Por lo tanto, a modo de conclusión Victoria Delicado ha señalado que desde Ganemos se va a pedir que aumenten las subvenciones mediante el sistema de concurrencia competitiva y  disminuyan  las subvenciones nominativas (directas o por convenios); que se evalúe el cumplimiento de objetivos y que se revise si algunas de las actuaciones que ahora se encomiendan vía convenio se pueden hacer por gestión directa del Ayuntamiento a través de contratos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here