La empresa Ence ha pedido autorización al Gobierno de Castilla-La Mancha para construir una planta de producción de energía eléctrica a partir de biomasa en las antiguas instalaciones de Elcogas en Puertollano (Ciudad Real).

Así lo ha confirmado la propia sociedad después de que este martes la Dirección Provincial de Economía, Empresas y Empleo de Ciudad Real haya publicado en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) el anuncio por el que se somete a información pública la solicitud de autorización administrativa previa, autorización ambiental integrada y estudio de impacto ambiental de la instalación.

El promotor, la sociedad Ence Energía Puertollano, con domicilio social en Madrid, pretende alcanzar una producción de 50 megavatios con un consumo de entre 300.000 y 400.000 toneladas anuales de biomasa, aproximadamente.

No obstante, en un comunicado, Ence Energía y Celulosa ha puntualizado que “contemplaría la posibilidad de llevar a cabo este proyecto siempre que resultara adjudicataria en una futura subasta del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital de capacidad de energía renovable con biomasa suficiente, y que las condiciones de dicha adjudicación establecieran una regulación favorable que garantizara la rentabilidad del proyecto”.

La inversión total ascendería a unos 40 millones de euros con una plantilla de unas 25 personas, una vez puesta en funcionamiento la instalación, según se refleja en el informe presentado a la Junta de Comunidades. La duración de la fase de construcción sería de unos 18 meses y generaría unos 140 empleos.

Ence es una de las más importantes empresas de España en producción de energía renovable con biomasa forestal y agrícola. La compañía cuenta actualmente con 254 megavatios de potencia instalada en energía renovable a partir de biomasa, según informa la compañía en su página web.

El pasado mes de junio, la consejera de Economía, Empresas y Empleo, Patricia Franco, aseguraba que las instalaciones de la central térmica de ciclo combinado de Elcogas en Puertollano, actualmente en proceso de desmantelamiento tras el visto bueno medioambiental de todas las administraciones, “tenían muchos novios” por las ventajas competitivas de su punto de evacuación a Red Eléctrica Española (REE).

Franco resaltaba que “conseguir un buen punto de evacuación es importante para las empresas energéticas” y era “muy probable” que en el espacio que ocupara Elcogas se viera otra actividad relacionada con la energía a medio o corto plazo, en función del transcurso de todas las tramitaciones que son necesarias cuando se implanta una actividad de este tipo. Franco se mostraba convencida de que en ese emplazamiento “se verá algo”, si bien “no con los puestos de trabajo que tenía Elcogas”.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here