consejo de gobierno fracking

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page ha presidido la reunión del Consejo de Gobierno en el Palacio de Fuensalida, ante los representantes de las Plataformas contra el Fracking de la región, en el que se ha tomado conocimiento del Anteproyecto de Ley para impedir la práctica de la fractura hidráulica en la región y dar así cumplimiento al compromiso del presidente.

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo  ha asegurado que “lo que hacemos es prevenir, mejor que curar, en esta práctica y, en este caso, lo que ha hecho Castilla-La Mancha es ponerse del lado de la prudencia. La prudencia está al lado del no y la temeridad está al lado del sí”, en referencia a los permisos de investigación para sondeos autorizados en la región y que afectan a las provincias de Albacete, Ciudad Real y Guadalajara.

Martínez Arroyo ha anunciado que “hoy iniciamos el proceso de participación e información pública, es obligatorio que los ciudadanos conozcan estos proyectos de ley y vamos a estar un mes convocando a los consejos asesores de medio-ambiente y agricultura”. En este sentido ha aclarado que, cuando finalice el proceso, no podrá haber fracking en Castilla-La Mancha, “ni nuevos proyectos ni tampoco los antiguos permisos de investigación tendrán vigencia”, ha reiterado.

Plan Estratégico Sectorial

El consejero ha explicado que en la futura ley se especificará un Plan Estratégico que habrá que cumplir y los posibles proyectos deberán ser aprobados por el Consejo de Gobierno mediante Decreto. En la elaboración de dicho plan participará desde el principio la población afectada y, en ambos casos resultará, además, preceptivo el trámite de información pública.

Los proyectos serán también objeto de evaluación ambiental estratégica en los términos marcados por la Ley 21/2013, de 9 de diciembre, de evaluación ambiental, y su legislación de desarrollo. En ella, se deberán analizar con especial atención los riesgos derivados de la técnica sobre la salud humana y el medio ambiente, las necesidades de recursos hídricos, la gestión de los residuos generados y las emisiones de contaminantes atmosféricos y de gases de efecto invernadero.

Será, ha precisado Martínez Arroyo, un plan “absolutamente restrictivo” en el que se zonificará el territorio recogiendo las zonas más vulnerables, así como una evaluación ambiental estratégica, que hará “imposible la práctica de esta técnica en la región”. También se modificará la Ley de Ordenación del Territorio y de la Actividad Urbanística (LOTAU), que los ayuntamientos deberán tener en cuenta antes de autorizar cualquier proyecto de fracking en su territorio.

El borrador se basa en las recomendaciones de la Comisión Europea para prevenir la contaminación de acuíferos y suelos. Según Martínez Arroyo, “es una ley muy avanzada, probablemente la más moderna de España y que sigue el modelo de la comunidad autónoma de País Vasco que no ha tenido contestación por parte del Tribunal Constitucional”. Una ley que, ha añadido, servirá de ejemplo para otras comunidades autónomas, como Asturias, que ya han mostrado su interés por las medidas adoptadas en Castilla-La Mancha.

“Día histórico”

Por su parte, el portavoz del Gobierno regional, Nacho Hernando, ha dicho que “hoy es un día histórico” porque se cumple “otro gran compromiso” del presidente Emiliano García-Page demostrando así que “este gobierno trabaja todos los días para defender los intereses de esta tierra”, en este caso con el segundo consejo abierto y monográfico de la historia de Castilla-La Mancha.

Hernando ha recordado que el Gobierno del PP concedió varios permisos de investigación para sondeos en la región, que afectan a municipios de Albacete, Ciudad Real y Guadalajara, a pesar de la “importante contestación social a esta técnica liderada por las plataformas anti-fracking de la región y a la que el anterior Gobierno ignoró haciendo, una vez más, oídos sordos”.

El portavoz ha señalado que el Ejecutivo regional utilizará “todas las herramientas y medios legales que están en nuestra mano para evitar la aplicación de esta técnica en Castilla-La Mancha”. De este modo, ha añadido, “se endurecerá la legislación estableciendo unas normas rigurosas para que no se atente contra la salud pública ni el medio ambiente”.

Hernando ha subrayado que el Ejecutivo de Emiliano García-Page se opone a cualquier técnica “que pueda hipotecar el futuro de la región” y que cause “un grave perjuicio a nuestro medio ambiente y a nuestra agricultura y ganadería”, al igual que ha ocurrido con el basurero nuclear que se pretende construir en Villar de Cañas, “sin consenso y a pesar de la opinión en contra de numerosos expertos, algunos incluso del propio Consejo de Seguridad Nuclear”.

La Plataforma contra el Fracking del Campo de Montiel y La Mancha y la Plataforma contra el Fracking de Guadalajara han expresado su satisfacción por las iniciativas que se pondrán en marcha lamentando la inacción del anterior Ejecutivo regional. “El Gobierno de Castilla-La Mancha está haciendo lo que es obligación de los gobernantes: escuchar al pueblo y hacer las leyes pertinentes para que lo que dice el pueblo se haga realidad”, ha apostillado Javier López, miembro de la plataforma alcarreña contra el fracking.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here