Decenas de profesores interinos –cerca de 200– se concentraron este miércoles frente a la Consejería de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de Castilla-La Mancha, donde reclamaron que no haya despidos en los casos en los que se haya trabajado más de cinco meses y medio y que se ponga fin a esta medida impuesta en 2012 con el Gobierno del PP, un “recorte” que los sindicatos no sólo consideran una “injusticia social” sino que además supone “un agravio comparativo” con interinos de otras regiones.

Durante la concentración se ha leído un manifiesto en el que la totalidad de los sindicatos con representación en la Mesa Sectorial de Educación han exigido “el cese de este trato discriminatorio” y reclamado “mismos derechos a cambio del mismo trabajo” en comparación con otras comunidades autónomas.

Esta medida, que afecta a más de 4.000 interinos de la región, ha hecho que “se haya agotado la paciencia” de los representantes sindicales, quienes no descartan “estudiar medidas conjuntas de presión” para acabar “con esta injusticia”.

El responsable del sindicato ANPE, Ramón Izquierdo, ha recordado al Gobierno que las mejoras de las condiciones laborales son “imprescindibles y fundamentales” para la recuperación del sector, y ha afeado al Ejecutivo que vaya a consumar “el tercer curso con los mismos recortes” desde que el PSOE asumió el poder.

Por su parte, Matilde Castilla, de STE, ha puesto el acento en que este mismo miércoles se ha conocido una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que ha reconocido a un profesor interino su derecho a cobrar el verano, por lo que si el Gobierno no cede, “seguro que se ganará en los tribunales”.

Mercedes Gómez, de CCOO, ha manifestado que lo que depende de esta medida no son sólo las condiciones laborales de los profesores, “sino la calidad de la enseñanza en su conjunto”.

También ha participado por parte de UGT Manuel Amigo, quien ha aseverado que el “recorte brutal” perpetrado en 2012 y que aún no se ha revertido hace que los interinos “no puedan esperar ni un minuto más” para recuperar ese derecho.

Por último, Juan Antonio Ranz, de CSIF, ha puesto como ejemplo de “agravio comparativo” el hecho de que un interino de Aragón consigue en cinco años trabajados la misma puntuación que un interino castellano-manchego por seis años de cara a procesos de oposiciones, debido al sistema de acumulación de puntuación que rige para marcar la nota final de los exámenes de las ofertas de empleo público.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here