El Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha y la Consejería de Economía, Empresas y Empleo van a fomentar la inserción laboral y el autoempleo de las mujeres víctimas de violencia de género en la región, donde actualmente hay 3.342 inscritas en las oficinas de empleo, 2.473 en búsqueda activa de trabajo y 769 ocupadas que demandan una mejora en el empleo.

Para ello, la consejera del ramo, Patricia Franco, y la directora del Instituto de la Mujer, Araceli Martínez, han sellado este jueves un convenio de colaboración para “cooperar” en estos procesos de inserción a través de los centros de la mujer de la Comunidad Autónoma y las oficinas de empleo.

“No solo mejoramos las condiciones de vida de víctimas e hijos, sino para dar un paso importante en la autonomía plena. El objeto del convenio es establecer líneas de colaboración para la orientación laboral de las víctimas de violencia de género, para acompañarlas, asesorarlas y mejorar su nivel de empleabilidad”, ha explicado Martínez.

En este sentido, ha hecho hincapié en que “la independencia económica” ayuda a lograr “una recuperación integral” en procesos que pueden durar o meses o incluso algo más de un año. “El obtener una autonomía económica es un paso indispensable”, ha recalcado Martínez.

INSERCIÓN Y AUTOEMPLEO

Este trabajo se llevará a cabo a través de dos líneas “fundamentales”: una de ellas con la inserción laboral de las mujeres víctimas de violencia de género a través de los centros de la mujer, donde podrán decidir si requieren de su asesoramiento para buscar o empleo o prefieren hacerlo por sí mismas en las oficinas de empleo.

La otra, sería a través del autoempleo y el emprendimiento, donde darán “especial prioridad” a las zonas rurales de Castilla-La Mancha. “Tienen que ir dando el paso para fomentar sus propios negocios, esto lo haremos con las oficinas del Plan Adelante Empresas de la Junta”, ha puntualizado por su parte Patricia Franco.

Esta labor se va a desarrollar a través de los orientadores de las oficinas de empleo y los profesionales que forman parte de los centros de la mujer, quienes van a compartir un flujo de información a través de sistemas telemáticos, reforzados por un plan de formación, con el que compartirán altas, bajas y derivaciones de estas mujeres.

775 MUJERES EN PLANES DE EMPLEO

Así, ha valorado también la inclusión de la figura de género en las políticas de las consejerías y, en concreto, en la prioridad con la que cuentan las mujeres víctimas de violencia de género en los planes de empleo de la Junta, donde en estos dos años de legislatura han participado 775, un “6 por ciento” del total de participantes.

“Estamos muchas personas muy sensibles a un problema que tiene que ir cambiando en la sociedad actual. Lo hacemos por convencimiento y por arrollamiento de Araceli. Todos los martes en Consejo de Gobierno nos recuerda que tenemos que tener esa mirada femenina”, ha resaltado la titular de Empleo sobre la inclusión de la visión de género e igualdad en las políticas de las distintas consejerías.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here