El ‘Cardio Plan’ ideado por el Gobierno de Castilla-La Mancha y a raíz del cual se pretenden invertir 55 millones de euros en los próximos cuatro años recoge varias novedades asistenciales, como la puesta en marcha de un sistema de monitorización domiciliara para quien así lo requiera y marcapasos sin cables.

El portavoz del Gobierno, Nacho Hernando, ha avanzado algunas de las novedades de este plan anunciado esta semana por el presidente autonómico, Emiliano García-Page, y ha explicado en rueda de prensa que esta estrategia permitirá la adquisición durante los próximos cuatro años, entre 2018 y 2021, de marcapasos, desfibriladores, electrodos y ‘holter’, destinados a la atención de pacientes con afecciones cardíacas en los hospitales públicos de la región.

Este nuevo concurso permitirá seguir ofreciendo estas prestaciones y mejorar la calidad de vida de 17.200 pacientes con patologías cardíacas en Castilla-La Mancha, “lo que supone una inversión media de 3.190 euros por paciente”, ha subrayado.

Entre las novedades, el portavoz ha destacado la incorporación de monitorización domiciliaria, que permite hacer un seguimiento del estado clínico del paciente y del dispositivo instalado sin necesidad de acudir a la consulta del cardiólogo y que remite vía ‘on line’ al Servicio de Cardiología cualquier alteración que se detecte, “un sistema cómodo e inmediato que también reduce las listas de espera”, ha aseverado.

Asimismo, los dispositivos deben ser compatibles con la realización de resonancias magnéticas y se introducen los marcapasos sin cables, apostando así por generalizar el uso de este tipo de implantes que eliminan los problemas de infecciones por los electrodos. Por último, el nuevo concurso abarca todos los hospitales públicos de Castilla-La Mancha, “por lo que si alguno amplía su cartera de servicios también podrá acogerse al mismo”, ha añadido.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here