El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha explicado que su departamento denunció ante la Fiscalía el pasado año a un total de 10 bodegas de la región que estaban añadiendo azúcar al vino a fin de aumentar la graduación –práctica conocida como chaptalización– para que actué contra esta práctica ilegal, al tiempo que ha avanzado que este año esta campaña se ha intensificado.

De este modo ha reaccionado el consejero, a preguntas de los medios durante la presentación en Toledo de la campaña organizada por la Denominación de Origen Queso Manchego, después de que ASAJA le haya reclamado actuar ante las bodegas de la región que estarían cometiendo fraude. “Hay que expulsar del sector a los que hacen las cosas mal”, ha dicho.

El consejero ha precisado que aún no ha finalizado la campaña de la vendimia y que, por tanto, están captando muestras en diferentes industrias tanto de vino como de mosto y alcohol de uso de boca que todavía tienen que analizar.

“Se ha intensificado la campaña de control por el compromiso de este Gobierno de llevar a cabo este control de calidad. En ninguna comunidad autónoma se analiza la trazabilidad del vino como aquí porque es un sector vital”, ha añadido.

Luego de defender que la mayoría de las 600 bodegas que hay en Castilla-La Mancha hacen las cosas bien, ha recordado que desde el inicio de legislatura este Ejecutivo puso un marcha un plan de trazabilidad para garantizar que el origen del vino viene de las uvas de la región, campaña que se ha extendido para incorporar al mosto y al alcohol de uso de boca este año.

“De este modo garantizamos la trazabilidad. El sector del vino cumple con la garantía de que en su origen no hay azuzar exógeno –que es la chaptalización–. Hemos detectado casos puntuales y los hemos comunicado a Fiscalía para que actúe”, ha insistido el consejero, que ha querido mandar un mensaje de tranquilidad a los consumidores.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here