El portavoz del equipo de Gobierno en el Ayuntamiento de Cuenca, José Ángel Gómez, ha asegurado este martes que el Consistorio no está en “riesgo de insolvencia” tal y como este lunes criticaba el concejal de Izquierda Unida Pablo García a través de un artículo de opinión en el que afirmaba, además, que el plan de ajuste al que está sometida no sirve para reducir su deuda y sanear sus cuentas.

En declaraciones a los medios de comunicación, Gómez Buendía se ha congratulado de que, tras dos años de legislatura, García “se dé cuenta” de que la situación económica del Ayuntamiento de Cuenca es complicada. “Claro que es complicada, pero con la poca ayuda que tenemos desde ese grupo político y desde otros, es más complicada”, ha indicado.

No obstante, el portavoz ha querido transmitir “tranquilidad” a los vecinos, subrayando que el PP se encontró con una deuda de 72 millones cuando en campaña electoral “se llegó a decir que el Ayuntamiento estaba saneado, y tenía que atender la deuda con 10,4 millones de euros de un presupuesto de 50 al año”. “Esa era la situación de saneamiento que nos dijeron algunos en campaña electoral”, ha insistido.

Por el contrario, ha defendido, “a día de hoy se está trabajando en la buena dirección”. “Vamos a terminar el año con 62 millones de euros de deuda, lo que supone una bajada muy importante”, ha agregado, aclarando que, de los 10,4 millones de euros que el equipo de Gobierno de Ángel Mariscal debía destinar inicialmente a atender la deuda de los bancos, se ha bajado a 7 millones.

No obstante, el consistorio “empezará a respirar realmente y podrá hacer inversiones cuando se baje a cuatro millones”, cifra “idónea”, según él, ya que permitiría disponer de los dos o tres millones de euros anuales adicionales que estima imprescindibles para llevar a cabo inversiones “realmente necesarias” en labores de mantenimiento después de “muchos años sin mantener nada”.

En este punto, Gómez Buendía ha aseverado que las dos alternativas a la subida de impuestos son “ser eficientes en el control del gasto y hacer una reestructuración de la deuda para optimizar el pago de la misma”. “La política de IU es dejar de pagar a los bancos”, una política, ha ironizado, “excelente y la que nos llevaría a ese riesgo de insolvencia que estamos salvando poco a poco”.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here