El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha defendido la necesidad de que las personas tengan un trabajo decente y ha recordado que “el trabajo no decente significa luchar por cierta estabilidad en el empleo y no estar solo a merced de la oferta y la demanda”, afirmando que “si olvidamos la naturaleza social de la economía, mal iremos”.

“Desde hace ya bastantes años conseguir un trabajo supone una tarea difícil, habiéndose agudizado esta situación tras la última gran crisis económica que ha padecido nuestro mundo europeo y occidental. Lo saben tantos y tantos españoles, sobre todo los jóvenes y los mayores de más de cincuenta años, que mes a mes han ido comprobando cómo se desvanecía su esperanza de un puesto de trabajo”, ha detallado.

A juicio del arzobispo de Toledo, estos “han sido y son años duros, muchas veces sin horizonte, en hogares donde los recursos iban disminuyendo paulatinamente, sobre todo al acercarse el periodo de carencia del subsidio del paro y no encontrar trabajo”, alertando de que “las condiciones son sin duda mejores ahora mismo, pero no son buenas, sobre todo para una parte de la población con precariedad de trabajo que sufre unas condiciones lamentables, aun cuando encuentra alguna ocasión de trabajar”.

Al respecto, ha señalado que la iglesia, y en ella grupos cristianos y organizaciones sociales y eclesiales, siguen “alarmados por la falta de trabajo decente”, y se ha mostrado convencido de que “a pesar de las dificultades que puedan existir en empresas y organismos para crear empleo y mejores puestos de trabajo, la dignidad de las personas debe ser siempre tenida en cuenta”.

“Ya sé que pasamos en España todavía por problemas muy serios, con mucha zozobra de qué puede pasar, pero apelo a la buena voluntad, y en los católicos a contar con las fuerzas del Espíritu, para reflexionar sobre este problema serio”, sobre el que insta a “despabilarse y reflexionar”.

El arzobispo ha destacado que la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) de Toledo organiza un ciclo de conferencias desde el 4 de octubre al 29 de noviembre en torno a preocupaciones como el trabajo y el bien común y ha invitado a aprovechar esta oportunidad “de acercase al sufrimiento de aquellos que o no tienen todavía trabajo o lo tienen tan precarios que no es decente”.

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here