El Gobierno de Castilla-La Mancha ha aprobado la toma en consideración del documento de modificación de la Ley de Caza de Castilla-La Mancha, de 5 de marzo de 2015, y ha acordado su remisión al Consejo Consultivo, tal y como ha avanzado hoy el portavoz del Ejecutivo regional, Nacho Hernando, en rueda de prensa para informar de los acuerdos del Consejo de Gobierno de carácter extraordinario celebrado hoy.

Según ha explicado el portavoz, la modificación tiene como principio fundamental “fomentar, favorecer, regular y ordenar la actividad cinegética de forma compatible con los recursos naturales”. Hernando ha destacado la importancia socioeconómica de la actividad cinegética en muchas zonas rurales de Castilla-La Mancha y ha subrayado que el compromiso del Gobierno del presidente Emiliano García-Page con el ejercicio de la caza “en régimen de igualdad de oportunidades”.

Así, la ley prestará especial atención a cazadores locales y regionales mediante la caza social y establecerá medidas que garantizan la sanidad animal de las especies cinegéticas y que limitan la transmisión de enfermedades con la cabaña ganadera, además de contribuir a la recuperación de las poblaciones cinegéticas autóctonas y a la seguridad de los trabajadores y las personas que practican esta actividad, a la vez que se simplifica la gestión de la actividad.

“Se evita que se siga aplicando una infame ley que fue aprobada de forma unilateral y que no gustaba a nadie. Por tanto, estamos muy orgullosos de haber llegado hasta aquí en el ecuador de la legislatura y de solventar con la nueva redacción las inquietudes suscitadas en determinados sectores de la población”, ha subrayado Hernando, tras recordar el rechazo a la ley aprobada por el Gobierno anterior.

Como aspectos más destacados, el portavoz regional ha señalado que se corrige la desaparición de los cotos sociales afianzando la apuesta por la caza social con el objetivo de “fomentar la actividad cinegética en igualdad de oportunidades” para los cazadores de la región, la implantación de las figuras de las zonas colectivas de caza sin necesidad de esperar al desarrollo reglamentario, tal y como establece la ley vigente; se dan facilidades para el establecimiento de acotados y cambios de titular en zonas de atomización de propiedad, y se exime del pago de la licencia de caza a los jubilados y jubiladas mayores de 65 años que residen en la región.

Del mismo modo, la modificación pretende asegurar que la actividad se realice de forma compatible con la conservación de los recursos naturales exigiendo la evaluación ambiental para la instalación de cuarteles comerciales de caza o antiguos cotos intensivos en las áreas protegidas. También se modifica la ley 9/99 de Conservación de la Naturaleza volviendo a instaurar la responsabilidad del titular cinegético o del aprovechamiento cinegético ante el uso ilegal del veneno para captura de predadores.  

Hernando ha añadido que con este texto los ecologistas ven satisfechas demandas como la prohibición de prácticas como el lanceo del jabalí o el tiro al pichón y ha reiterado el rechazo del Gobierno de Castilla-La Mancha a la licencia de caza interautonómica ya que “podría suponer que nuestra comunidad dejara de ingresar un millón de euros al año”.

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here